Las Matemáticas no tienen en principio nada que ver con la 'realidad' sino con la 'veracidad'.

Las matemáticas, no buscan la conexión de las ideas con lo real, sino la conexión de las ideas entre sí, lo cual ya es mucho. Así pues, hay geometrías planas, esféricas, hiperbólicas, etc... el matemático las estudia todas. ¿Pero cuál es la geometría que se aplicaría a nuestro Universo?. Esto es un objeto de la Física, no de las matemáticas.

La Matemática es una herramienta deductiva, que permite saber si a partir de determinados postulados, definiciones y aserciones, se derivan determinadas consecuencias. Las Matemáticas se llaman a menudo 'Ciencias Exactas'. Si de algo podemos estar seguros, es de las verdades matemáticas. Sabemos que el teorema de Pitágoras es cierto, porque se demuestra. Uff! por fin puedo estar seguro de algo!

Pero... para construir algo tengo que partir de unos cimientos. Para deducir consecuencias lógicas necesito unas premisas previas que asumo como verdaderas. Este es el precio que tengo que pagar. Necesito partir de un conjunto de axiomas.
Interdependencia entre Luz y SombraInterdependencia entre Luz y Sombra
Los axiomas, como los dogmas religiosos, se admiten a priori sin demostración, como punto de partida, y a cambio obtenemos conclusiones absolutamente veraces. Si nuestro sistema de axiomas es consistente, claro...


Las Matemáticas son una de las herramientas mentales más poderosas que existen.

Tienen una aplicación fundamental y extraordinaria en todas las ramas de la ciencia.

 

¿Podríamos aplicar las matemáticas a la Filosofía o a la Espiritualidad?

Tendrían alguna utilidad para determinar la consistencia de los dogmas religiosos?

¿Cómo podemos saber si un conjunto de axiomas o dogmas es consistente?

- Esta interesante pregunta podemos tratar de desarrollarla en las pestañas siguientes.