Asociación Ciencia de Paz
Apartado nº 33
49630 - Villalpando (Zamora), España
Tel: +034 690165498
info@cienciadepaz.org

La psicología en el Budismo

La mente burda o cuerpo físico

No hay una distinción entre cuerpo y mente. En la filosofía Chittamatra del Budismo todo es mente. El cuerpo físico es considerado como la parte mas grosera de la mente. Un diferencia con la psicología Junguiana está en que hay una correlación entre el cuerpo físico y la mente muy estrecha. Los distintos sentimientos, emociones etc, se ubican en regiones físicas y afectan a organos del cuerpo sanandolos o enfermándolos.
Algo que no llegó a descubrir Jung sobre los Mandalas orientales es el hecho de que representan también correlaciones a nivel físico y del mental con el físico.

La mente sutil o cuerpo energético.
Interpenetrando el cuerpo físico hay un cuerpo sutil energético. De su funcionamiento correcto depende nuestra salud. Sus perturbaciones nos alteran emocionalmente y ello tiene que ver con dietas incorrectas, habitos inadecuados y desajuste respeto de los ritmos naturales, ya que esas mismas energías se encuentran en el exterior actuando como fuerzas sutiles de la naturaleza, con sus horas de máximo y de mínimo. Hay toda una red de canales energéticos llamados Nadis y es posible conocer qué tipo de problemas mentales y físicos origina cada una de sus disfunciones.
En principio hay 3 nadis principales, 10 importantes y unos 72.000 en total. Parecen ser identificables con los meridianos de la acupuntura.
Por ellos circulan 5 'aires' principales y 5 secundarios. Los lugares donde estos canales se entrecruzan son los famosos 'chakras'. Hay también energías acumuladas en forma de 'gotas' que se alojan en ellos.
Estas energías sutiles obedecen a la respiración, a ciertos sonidos (mantra) y a ciertas posiciones del cuerpo.

La mente muy sutil.
  Se aloja en el 'chakra' del corazón, es la 'gota indestructible'. Las demás se deshacen en el proceso de la muerte. Como un disco duro del tamaño de un átomo pero con un espacio interior inmenso, graba y recoge todas las experiencias que vamos acumulando vida tras vida en sucesivas reencarnaciones. Hay un 'continuo mental' que sigue de vida en vida.

El continuo mental.
Si traducimos esto al lenguaje de la psicología occidental, parece observarse una continuidad en las características de los arquetipos dominantes de una vida a otra. Por ejemplo: Alguien en una vida está poseido de un fuerte complejo materno (y éste no es trabajado) en la vida siguiente se sigue manifestando aunque lo haga de una manera muy diferente. En una vida puede ser como homosexualidad y en la otra como donjuanismo, que son dos manifestaciones de la 'posesión' por parte del Ánima.
No hay la misma personalidad, se construye otra, ni siquera de caracter, pero el fondo profundo de la mente inconsciente permanece de vida en vida si no se elabora. El Anima continúa. Aquello que tendemos a hacer más espontaneamente continúa de una vida a la siguiente.
Estos, llamémosles 'supuestos', son en el Budismo hechos experimentales, ya que a través de la meditación, o de forma espontanea, puede y suele aparecer el recuerdo de vidas pasadas, algo común entre los Lamas del Tibet por extraño que pueda parecer en nuestra cultura.

La psicología budista viene a ser una fisiología pero de las energías sutiles.
Las energías sutiles, burdas y muy sutiles poseen relaciones de interdependencia muy complicadas que se estudian de manera pormenorizada en el Budismo Tántrico. Su interrelación determina el estado psicológico de la persona. Una neurosis tiene que ver con un flujo incorrecto de la energía, también las enfermedades físicas.
Esta fisiología de las energías sutiles, sería aplicable de forma práctica a fin de recoger allí y asimilar la experiencia de cada una de nuestras vidas en la mente muy sutil de la manera más positiva.
La finalidad de la Psicología Budista sería ésta, trabajar con la mente muy sutil, la gota indestructible, como alquimia que recoge la energía de los elementos inferiores y la lleva a los superiores.

Según el budismo hay :
  1. El cuerpo fisico o mente burda.
  2. El cuerpo energético o mente sutil.
  3. La mente muy sutil.