La Teoría de la Relatividad.

Einstein encontró una contradicción entre dos ramas muy importantes de la física, la Mecánica de Newton y el Electromagnetismo de Maxwell. La Mecánica de Newton deducía que la velocidad de la luz no podía ser constante, pero el Electromagnetismo decía que sí.

  Una característica del espíritu científico es que la experiencia está por encima de la autoridad, así pues, por famoso e importante que hubiera sido Newton, sus libros no eran La Biblia y podría estar equivocado.

Así fue, el experimento de Michelson y Morley  daba la razón a Maxwell si se interpretaba con la sagacidad de un Einstein. Newton estaba pues equivocado, la velocidad de la luz (en el vacío) es constante. Así es la Ciencia.

Para explicarlo, Einstein publicó su famosa Teoría de la Relatividad, que no era un descubrimiento cualquiera, sino que implicaba una nueva visión sobre la naturaleza de la realidad física.

La filosofía imperante en la física desde Newton, la concepción artistotélica de un espacio y un tiempo que existían por su propio lado, quedó patas arriba. El tiempo, el espacio, la masa, la energía, la velocidad, la forma del objeto... dependen del observador! No se puede ignorar al sujeto observador en la física, hay que tener en cuenta las coordenadas, el sistema de referencia del observador, y lo que es más: No hay un observador privilegiado en el Universo, todos tienen la misma razón, aunque observen cosas diferentes.

Aquí hay mucho jugo. Si integraramos esta concepción del mundo en nuestra vida diaria, discutiríamos bastante menos...:-)

El tiempo es relativo. Un gemelo astronauta que viaje a velocidades próximas a la luz, envejece menos, pero también su reloj se retrasa por igual. Los objetos se acortan con la velocidad, las masas aumentan, el espacio-tiempo se curva (pero no para todos los observadores). El Universo tiene un final (para unos observadores sí pero puede que para otros no).

No obstante, las leyes de la fisica, sí podrían ser permanentes, los principios fundamentales que rigen el Universo... Esa fué la gran pregunta de Einstein, un científico profundamente espiritual.
Einstein se preguntaba: ¿Tuvo Dios alguna elección a la hora de crear el Universo?

- Hay que entenderlo como una metáfora, una forma de expresión, ya que Einstein no creía en un Dios Personal.

Otra forma de hacer la pregunta sería: ¿Las leyes de la física existen por su propio lado?